post de trabajo #1 · antes de tocar

Entro, saco el instrumento y toco. Toco, toco… toco por mucho rato. ¿Alguien se siente identificado con esta secuencia? Lo más seguro es que el 80 ó 90% de los músicos hagamos esto todos los días, varias veces por día.

Pero ¿qué pasa desde que armamos el instrumento hasta que comenzamos a tocar? Un estudio realizado de forma consciente, atendiendo a ciertas cosas antes de empezar a tocar, nos ayudará a tener un mejor rendimiento, obtener mejores resultados y disfrutar más. Como todo, al comienzo nos puede parecer aburrido e innecesario, pero después de 1 ó 2 semanas practicándolo, seguro lo incorporamos como un hábito y ya no tendrá sentido hacerlo de otra manera.

Nosotros, antes de estudiar


¿Estoy en óptimas condiciones físicas?
Suena básico, pero les prometo que he comenzado a estudiar sin pensarlo, y a los 5 minutos me doy cuenta que quiero ir al baño, que tengo un dedo con una pequeña herida o que me duele la cabeza; ninguna de estas cosas son compatibles con una buena situación de estudio. Atentos.

¿Cómo estamos por dentro?
Seguro alguna vez les ha pasado que entran y arman todo, y al momento de tocar tienen una sensación extraña como de “estar acelerados” o temblorosos sin motivo aparente. Hay algo que nos entorpece, que no estamos “viendo”. Muchas veces las sensaciones físicas para las que no tenemos explicación aparente, se relacionan con nuestras emociones. Las emociones son pasajeras y podemos ejercer cierto control sobre ellas -a menos que sean tan intensas, en cuyo caso es mejor posponer nuestro estudio en ese momento para ponerles atención*.
Ante una situación así, podemos hacer un chequeo rápido respondiendo a dos preguntas: ¿por qué me siento así? y ¿lo puedo manejar? A veces sólo tener clara la primera ya nos da la tranquilidad que necesitamos y la reacción física desaparece, otras esto no ocurre; entonces necesitamos pasar a la segunda pregunta. Si la respuesta a la segunda pregunta es negativa, te paso aquí algunos sencillos ejercicios que podrías poner en práctica antes de iniciar tu estudio.
5 Ejercicios rápidos de Mindfulness para el lugar de trabajo

¿Y mi cabeza dónde está?
Algunos podrían decir que esto es lo mismo que lo anterior. De alguna forma sí, pues una de las consecuencias de una emoción, podría ser afectar nuestro funcionamiento general. Sin embargo no todo tiene que ver con las emociones. Las funciones cognitivas son los procesos mentales que nos permiten recibir, seleccionar, almacenar, transformar, elaborar y recuperar la información del ambiente. Esto nos lleva a poder entender y relacionarnos con el mundo que nos rodea. Las más básicas son memoria, atención y concentración. El óptimo funcionamiento de ellas, tiene directa relación con los dos puntos anteriores -> bienestar físico y emocional.

El lugar donde vamos a estudiar: de un espacio físico, a un espacio de estudio
-Temperatura
Es importante hacer un balance en cómo es la temperatura exterior v/s la ropa que llevamos. Si el lugar está cálido, es buena idea quitarnos la chaqueta que puede ser incómoda para estudiar o hacerlo apenas nuestro cuerpo haya entrado en calor -suena lógico, pero he estado en sitios donde hay disponible una estufa no encendida, y los músicos estamos intentando tocar con tantas capas que casi no nos podemos mover.

-Luz
No es extraño ver tantos músicos con anteojos, es verdad, el tamaño de las notas en la partitura no nos ayuda, como tampoco la mala iluminación en los espacios de estudio y en algunas salas (ni hablar de los fosos). Ser proactivos en este tipo de aspectos es importante. Si una luz está quemada, avisar a la persona encargada de esos temas ahí donde usted suele estudiar, si es en su casa ni hablar, cambie ese foco ya! si la luz está mal dirigida, busque una escalera o algo similar y acomódela. Ahora bien, hay lugares que son de una arquitectura más oscura, entonces sitúe el atril lo más cerca que pueda de una ventana y haga que la luz llegue directamente a la partitura desde su espalda.

-Ventilación
Hay músicos que no pueden estudiar sintiendo olor a comida, por ejemplo. Si es su caso, busque horarios de estudio lejos de la hora de almuerzo. Si su escuela o conservatorio tienen salas de estudio cerca de los baños, busque horarios de menor concurrencia para hacer su estudio, al menos esas sesiones más largas e intensas. Luego, no olvide que el aire se debe renovar, especialmente los instrumentistas de viento o cantantes, o aquellos que hacen más esfuerzo físico al tocar y por ende sudan más; incluso en invierno, abra un poco la ventana para que el aire se renueve. Esto también tiene que ver con el respeto a quien utilizará la sala después de usted.

-Ruido externo
No seamos el músico que siempre olvida reservar ambientes de estudio y goza tocando en los pasillos. No se diga más!

-Instrumento
Antes de sacar el instrumento de su estuche, es preciso tener claro en qué superficie lo vamos a apoyar y que esta garantice su seguridad. Armar el instrumento, apoyarlo en las piernas y luego hacer malabares para sacar y armar el atril (u otra cosa que necesite para tocar) puede poner en riesgo nuestro instrumento. Si algo le pasa a nuestro instrumento, veremos afectada nuestra salud mental de forma importante (y ni hablar del bolsillo).

-Atril
Aquí dos cosas entonces: por un lado, cuando acomodes el atril, pon atención al mecanismo que este tiene para funcionar bien; por otro, encárgate de ajustarlo bien, en la altura que sea ideal para ti. Si ves que el atril no será cómodo, deja tu instrumento a un lado, y acomódalo. Al acomodarlo, asegúrate que quede bien ajustado; si no está bien ajustado y en algún momento mientras estés tocando se desploma, del susto, es muy probable que reacciones de manera refleja tirando tu instrumento, golpeándolo o apretando las teclas de forma poco conveniente.

-Material de estudio
Chequear que lo tenemos a la mano, no sólo nuestra música, sino los complementos que requerimos. De entrada un lápiz y un borrador. Metrónomo, afinador, lo que necesites si quieres grabar, pequeño recipiente con agua en caso de instrumentos de doble caña, papeles secantes para instrumentistas de viento, y bueno todo lo que haga falta, eso ya es personal.

Todo esto suena ideal, pero cuando enfocamos nuestro estudio así, nos damos cuenta no sólo que nuestros resultados son mejores, sino que también es prudente tener un estilo de vida acorde a estos requerimientos. Estamos practicando el auto-cuidado, algo que en general hacemos poco y que pasa factura antes o después.

¿Se te ocurre algo más? Recuerda que somos seres holísticos, esto quiere decir que todas nuestras dimensiones están conectadas y afectan nuestra vida, y por ende nuestro trabajo.

*Por ejemplo, si en el camino al Conservatorio casi nos atropellaron, quizás es mejor ir a buscar alguien que nos escuche y nos ayude a estar más tranquilos, eso es una reacción realista y sana de nuestra parte.

Publicado por

3 respuestas a “post de trabajo #1 · antes de tocar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s